Mandanga de la Buena

Como si Nic Cage fuese el director de Cahiers du Cinema.

‘World War Z’ o cómo salvarse de puro milagro

Comp 1 (0.00.00.00)

Este año hemos podido ser testigos de un caso muy claro de “crónica de una muerte anunciada” en lo que a nivel comercial se refiere. Hablo concretamente de The Lone Ranger, film de la Disney que por problemas durante el rodaje tuvo que inflar su presupuesto 50 millones más (alcanzando casi los 300 sólo en producción), y en este caso la película se ha estrellado de forma contundente en la taquilla estadounidense. Pero también pueden ocurrir casos contrarios, películas que también han tenido problemas durante su producción (aunque todas las tienen, pero la cosa se pone seria si estos contratiempos llegan a la prensa) y han conseguido salir airosas, como ha ocurrido con World War Z, adaptación de la obra de Max Brooks. Y a pesar de que está funcionando inesperadamente bien a nivel mundial, lo cierto es que no es, ni mucho menos, la peli del verano.

La razón más clara es que World War Z tiene serios saltos a nivel de tono. Tras encontrarnos con un planteamiento prometedor, con unos 20 minutos iniciales muy cuidados y espectaculares, el film empieza a sufrir altibajos provocados principalmente por sus momentos de comedia involuntaria. World War Z no es una comedia familiar, y a menos que el protagonista diga algo ingenioso no es normal que toda la sala se ría cuando un personaje se dispara por accidente o cuando un amenazador zombi empieza a castañear los dientes. También somos testigos de cómo nuestro protagonista, un experto ex-militar, combina ingeniosas ideas como cubrirse las extremidades para evitar mordiscos de los no-muertos antes de cada escenario peligroso, con otras ideas de dudosa sensatez, o incluso llega a quedarse en blanco en situaciones que fácilmente se pueden resolver, como cuando en la secuencia final deben atravesar un laboratorio infestado de zombis sin ser descubiertos, y no se les ocurre ir agachados. Son decenas de detalles puntuales que desvirtúan por completo la película y que te muestran las costuras que deberían haberse disimulado mejor.

Comp 1 (0.00.00.00)b

También me ocurrió un hecho curioso mientras veía el film, y es que por ahí aparece Matthew Fox (Lost), cuya aparición resulta puramente testimonial, y que, si investigamos un poco por ahí, nos damos cuenta de que su papel tenía mucho más sentido en primer lugar. Aparte de los problemas de pre-producción y algún contratiempo en el rodaje, durante la post-producción los productores del film se dieron cuenta de que el conjunto de la cinta era demasiado dramático, llegando a rodar unas siete escenas nuevas, lo que supondría más o menos el último tercio del film. Se sabe que en la primera versión, después del accidente de avión, los protagonistas caen cerca de Moscú, donde son apresados por un grupo de soldados y Gerry, el protagonista, pierde su teléfono vía satélite que le permitía contactar con su esposa. Pasa el tiempo y somos testigos de cómo Gerry ahora se dedica a adiestrar a nuevos soldados en el uso de un arma especial llamada El Lobotomizador (arma que aparecía en el libro). Todo esto ocurre mientras se libra una cruenta batalla en las calles de Moscú, donde Gerry empieza a darse cuenta de que pueden usar el frío a su favor para atacar vencer a los zombis, ya que éstos son muy vulnerables a las bajas temperaturas. Más tarde Gerry consigue recuperar su teléfono vía satélite, pero al realizar la llama quien le responde no es su mujer, sino el personaje de Matthew Fox, quien “compró” a la mujer de Gerry haciéndole creer que éste había fallecido. La película terminaba con Gerry regresando a rescatar a su mujer y revelando la posible cura contra la plaga. Un final bastante más consecuente que el que se nos presenta en la versión definitiva, donde todo se resuelve con excesiva facilidad.

Por otro lado, a pesar de la poca consistencia de ciertas escenas de acción donde los efectos digitales es difícil que no canten lo que no está escrito (en especial los planos expresamente para el 3D), la película goza de una factura técnica espectacular, tanto en variedad de localizaciones como por la enorme cantidad de extras que pueblan casi cada plano. En conjunto World War Z es una película que consigue que esas dos horas que dura se pasen con rapidez, aunque el precio a pagar puede llegar a ser demasiado alto para muchos, sobretodo a sabiendas de lo que podría haber sido, un film mucho menos comercial, pero que podría aportar algo de frescura al subgénero zombi. Una película de ficción tratada como un falso documental con varios protagonistas habría sido mucho más fiel a la obra original y habría sido mucho más curioso de ver. Pero en su lugar tenemos una película de acción censurada donde ciertas escenas recuerdan fácilmente a la saga cinematográfica de Resident Evil.

Advertisements

About Imanol de Frutos

Editor audiovisual de profesión, cinéfilo de vocación. De pequeño quería ser superhéroe, ahora me conformo con escribir sobre ellos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on August 19, 2013 by in Artículos and tagged , , .
%d bloggers like this: