Mandanga de la Buena

Como si Nic Cage fuese el director de Cahiers du Cinema.

Cuando Dreamworks se convirtió en Pixar.

Comp 1 (0.00.00.00)

Desde sus inicios, Pixar ha sido una productora de animación de referencia, todo el mundo ha visto sus películas y es difícil que no te gusten prácticamente todas, pero eso está dejando de ocurrir. La semana pasada Pixar estrenó Planes, un spin-off de Cars originalmente destinado al mercado doméstico con claras intenciones relacionadas con la venta de juguetes. Hace algunos meses pasó por nuestras pantallas Monsters University, film que no he tenido la oportunidad de ver por un pensamiento muy claro que pasó por mi mente cuando vi su teaser trailer: “Huele a Dreamworks”.

Mientras Pixar arrasaba con todo en los noventa, una productora fundada por Steven Spielberg llamada Dreamworks apareció, primero produciendo films de animación bidimensional, como la muy recomendable The Prince of Egypt o El Dorado, pero poco después también se pasó a la animación tridimensional con Antz, y consiguió dar el pelotazo con Shrek. Desde entonces Dreamworks se convirtió en un claro competidor comercial para Pixar, pero era obvio que con films como Madagascar o Monsters VS Aliens nunca llegaría al nivel cualitativo que tenía Pixar. O eso creía yo.

En 2010 llega a nuestras pantallas How to train your dragon, un film de aventuras ambientado en la cultura vikinga donde los humanos y los dragones son enemigos mortales, hasta que un muchacho llamado Hiccup encuentra a una cría de dragón indefensa y decide ayudarla. Es entonces cuando entre ambos surge una amistad que demuestra a los adultos que ambas especies pueden convivir sin peligro. How to train your dragon marcó un punto de inflexión en la filmografía de Dreamworks para muchos, ya que posee un espíritu muy similar a las películas de Pixar más memorables. Es muy fácil empatizar con Hiccup y su dragón, los personajes secundarios son carismáticos y ese final algo agridulce le dan un valor especial a la película. Poco después Dreamworks fue combinando sus films de carácter más comercial como Kung-Fu Panda 2 o Puss In Boots con nuevas historias que tienen ese valor añadido que se puede apreciar en How to train your dragon, como es el caso de Megamind.

Comp 1 (0.00.00.00)b

Megamind se presenta como una clara parodia del cine de superhéroes más tradicional, partiendo de una particular premisa: Megamind es un supervillano cuya némesis, Metro Man, siempre consigue derrotarle. Hasta que un día Megamind descubre el punto débil de Metro Man y consigue acabar con él, lo que genera en él un vacío existencial. Megamind, aunque no comparte todas las virtudes de How to train your dragon, mantiene otras como la empatía con los personajes y una trama que no resulta del todo predecible, cosa que siempre se agradece en películas de este tipo.

Tiempo después Dreamworks estrena Rise of the Guardians, una adaptación de una colección de cuentos infantiles donde los protagonistas son personajes como Santa Claus, El Hada de los Dientes o Sandman. La adaptación cinematográfica coge como protagonista a Jack Frost, un espíritu de la nieve de características similares a esos otros seres fantásticos, con la diferencia de que los niños no creen en él. Poco después Jack Frost es elegido para formar parte de Los Guardianes, ya que tienen la misión de derrotar a El hombre del saco, que está acabando con los sueños y esperanzas de los niños. Rise of the Guardians adolece de un planteamiento poco atractivo, pero lo compensa con un ritmo y estructura admirables, al igual que un protagonista carismático que ayuda a que el público se interese por la historia.

Recientemente ha pasado por nuestras pantallas The Croods, película sobre una familia prehistórica que tras muchos años viviendo en la misma cueva se ven obligados a salir al exterior, donde se toparán con un mundo nuevo lleno de peligros, pero con muchas otras cosas que vale la pena conocer. El punto fuerte de The Croods es el enfrentamiento entre Grug, el cabeza de familia, con su hija Epp, la hija adolescente que quiere salir a ver mundo y está cansada de las estrictas normas de su familia. The Croods es un film que rebosa imaginación por todos lados, sobretodo a nivel visual; la relación entre los personajes está muy cuidada, ya que es el motor principal de la acción. Es fácil encontrar momentos memorables como la persecución inicial o el descubrimiento del fuego por parte de la familia Crood.

Mientras Dreamworks continúa con su política de realizar cine para todos los públicos con algo de corazón, resultando ser estos últimos años la sorpresa de la temporada. Mientras tanto, Pixar va desperdiciando la reputación que ha conseguido labrarse casi sin esfuerzo desde 1995 hasta que John Lasseter decidió producir Cars. Fue desde entonces cuando la capacidad de inventiva de la productora se ha puesto en duda, ya sea por la producción sin fin de secuelas o por nuevas historias que no resultan tan atractivas como eran antes. Sí, me refiero a Brave. Brave no posee la virtud de hacerte sentir que estás viendo algo grande y al mismo tiempo cercano, como pasaba con Up, Wall-E o Monstruos S. A. En el momento en el que una película de Disney como ¡Wreck It Ralph! se muestra como una opción a tener en cuenta mucho más que un film de Pixar, es que algo falla de verdad.

Comp 1 (0.00.00.00)c

¿Quiere decir esto que Pixar está condenada al fracaso? No necesariamente. Hace poco se han mostrado retazos de los próximos proyectos de Pixar, The Good Dinosaur e Inside Out. El primero de ellos recuerda inevitablemente a The Croods, salvo que plantea la hipotética situación de qué hubiese ocurrido si los dinosaurios y los humanos hubiesen convivido. Mientras que Inside Out se sitúa dentro de la mente de una niña. Ambos proyectos tienen detrás a los responsables de Up, así que aun queda esperanza. Mientras tanto, Dreamworks podría sorprendernos de nuevo con la secuela de How to train your dragon o la adaptación de Mr. Peabody & Sherman, pero lo que está claro es que Dreamworks ya no es el primo tonto y que son capaces de mucho más.

—Thadeos—

Advertisements

About Imanol de Frutos

Editor audiovisual de profesión, cinéfilo de vocación. De pequeño quería ser superhéroe, ahora me conformo con escribir sobre ellos.

One comment on “Cuando Dreamworks se convirtió en Pixar.

  1. Pingback: Miércoles de Mandanga. (06/05/2014) | ¡Mandanga de la buena!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: