Mandanga de la Buena

Como si Nic Cage fuese el director de Cahiers du Cinema.

Sitges ’13 — Compendio

comp-1-0-00-00-00 (0.00.00.00)

“¡Dios mío! ¡Mandanga de la Buena sólo actualiza su twitter! ¡Serán vagos!” Pues un poco sí, pero también es que nos hemos pegado un intensivo bastante salvaje en el Festival de Sitges, cita obligada para los seguidores del cine fantástico. Este año ha habido de todo, bueno y malo, un reparto de premios algo extraño (lo de Upstream Color no lo entiende nadie) y sobretodo muchos aplausos. Como me da pereza escribir sobre todas y cada una de las pelis que he visto (porque no todas lo merecen, además), simplemente añadiré un listado de mejor a peor con un pequeño resumen, porque supongo que estaréis hasta la picha de crónicas sobre el festival.

Lo más mejor

The World’s End: Última parte de la trilogía del Cornetto de nuestro querido amigo Edgar Wright. Divertidísima y emocionante a partes iguales, con un reparto que no falla y unas secuencias de acción sorprendentes.

100 Bloody Acres: El parecido de ésta con Tucker & Dale VS The Evil es más que evidente, pero aun así no se le puede quitar mucho mérito a esta cinta slasher australiana, con un ritmo envidiable y escenas para el recuerdo. Sobretodo tiene lo que muchas de su género no tienen: carisma.

Los Inocentes: La pongo entre las mejores porque participé en la película y una de las mejores cosas que te pueden pasar en la vida es que veas tu nombre en una pantalla de cine. Es mi primera peli y estoy muy orgulloso de ella. No es la mejor ni lo intenta, y las risas están aseguradas.

Coherence: La mejor del festival. Se llevó el premio a mejor guión, y no es para menos. Es habitual ver cómo un film de viajes en el tiempo y universos paralelos se pierda en sí mismo y no tenga consistencia, por suerte en Coherence eso no pasa. Imprescindible.

Taaaaban bien

Hatchet 3: He de admitir que me tragué la maratón de asesinos sólo porque quería ver esta, y aunque me pilló con algo de sueño a las tantas de la madrugada, valió la pena. Cierra la trilogía creada por Adam Green de la mejor forma posible, riéndose de sí misma y con muchísima sangre.

Machete Kills: Si vas al Festival de Sitges es principalmente para ver una película de este tipo. A Robert Rodríguez se le ha ido la pinza, y mucho. Aunque le sobran unos 15 minutillos se disfruta de principio a fin si se es fan de la primera parte.

Bad Milo!: ¿Qué se puede esperar de una película sobre un tipo al que debido al estrés le sale un monstruito del culo que mata gente? Pues ahí está Bad Milo!, una película bastante entretenida donde es inevitable soltar un Oooooh cada vez que sale el bichito.

The Sacrament: Después de la soporífera The Innkeepers estaba bastante preocupado por la nueva película de Ti West, pero por suerte el tipo ha conseguido volver a su cauce original, y de paso demostrar que no todos los found footage han de tener siempre el mismo esquema. Por desgracia a su guión le falta algo de consistencia en ciertos momentos, pero goza de momentos muy potentes.

Cheap Thrills: Una entretenidísima peli que destaca por lo escalofriante de su mensaje y el tono desenfadado en el que te lo transmite. Un arranque algo flojo, pero por suerte la película no hace otra cosa que mejorar.

The Green Inferno: El regreso de Eli Roth se mantiene en la línea habitual del director, en un claro homenaje a Cannibal Holocaust, Roth nos regala un festival de muerte que peca de una primera media hora algo lenta que puede desesperar a más de uno. El tercer acto es muy jodido.

Wrong Cops: Está claro que Quentin Dupieux es un señor que no está bien de la chota, pero eso es lo que lo hace especial. Después de la delirante Wrong, Dupieux se casca un spin-off en la misma línea y que vale mucho la pena. O te encanta o la odias.

¡A fregar!

An American Terror: Un grupo de chavales preparan una masacre en plan Columbine y no se les ocurre una mejor idea que robarle las armas a un redneck. Una trama que no se sostiene, unos personajes insoportables, un villano sin pies ni cabeza y una planificación que juega totalmente en contra de la película. Un desastre.

Hell Baby: Aguanté 20 minutos. Ni puta gracia.

Patrick: Diría que es la película que más ganas tenía de ver en el festival. Patrick es uno de esos films que lo tiene todo para ser una buena película: un planteamiento prometedor, una estética gótica atractiva y a Sharni Vinson. Por desgracia la cutrez de sus efectos digitales y la poca lógica de su guión (en especial el personaje de Patrick) convierten a esta película en una decepción absoluta.

¿Pero qué coño…?

Leviathan: Admito que fui por un arrebato masoquista total. Leviathan es de esas películas que sabes que probablemente te dé sueño, pero vas a intentar no dormirte como un campeón porque tiene planazos. Desgraciadamente Leviathan peca de una estructura repetitiva y unos planos que no son tan asombrosos como creía. Pero en serio, ¿qué cojones?

—Thadeos—

Advertisements

About Imanol de Frutos

Editor audiovisual de profesión, cinéfilo de vocación. De pequeño quería ser superhéroe, ahora me conformo con escribir sobre ellos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on October 25, 2013 by in Sitges 2013 and tagged , , , , .
%d bloggers like this: