Mandanga de la Buena

Como si Nic Cage fuese el director de Cahiers du Cinema.

Crítica — Nymphomaniac Vol. 1

Ninfo

Entro en la sala de cine rememorando ese nihilismo asfixiante al que invoco involuntariamente cada vez que recuerdo Melancholia. La agreste depresión que consigue transmitir la última cinta estrenada hasta la fecha del señor Lars Von Trier logró reconciliarme con el director danés, con cuyo estilo y pretensiones no termino de fraternizar, gracias a su don para hurgar en los rincones más oscuros de psiques como la de un servidor.

Las luces se apagan. El respetable se funde en un denso silencio, expectante. El fundido de entrada mantiene la pantalla en negro un par de minutos. Sonido ambiente. Chirridos en la lejanía. Las ínfulas de Von Trier hacen acto de presencia por primera vez nada más arrancar el proyector, y no puedo hacer menos que tomármelo con humor y esbozar una cómplice sonrisa. Después de todo, sabía a lo que venía.
El prólogo continúa revelando detalles de un callejón inhóspito, oxidado, frío. La nieve, sucia y abundante se apila en los rincones del desértico y deteriorado paraje en el que, instantes después, descubrimos que yace el cuerpo inmóvil de nuestra ninfómana protagonista encarnada por Charlotte Gainsbourg, tan magnética como de costumbre.

No es necesario dejar avanzar mucho la historia de Joe —así se llama la mujer— para caer en la cuenta de que esa callejuela destartalada no hacía más que representar las consecuencias, desde las más mundanas a las más introspectivas, que han tenido efecto en la vida de la adicta al sexo a causa de su problema. Joe está vacía, desvencijada, perdida en un páramo en el que la falta de emociones la han conducido a la soledad más abrumadora. Porque Nymphomaniac no trata sobre la enfermedad a la que hace referencia el título. Nymphomaniac es un relato sobre la soledad, y esta analogía con el callejón, además de convertirse en la más eficiente de un filme repleto de ellas, lo ejemplifica de manera brillante.

Narrativamente hablando, Nymphomaniac no es ni más ni menos que la historia biográfica de Joe, desde sus primeros años de edad hasta la actualidad. Este relato se me antoja apasionante, repleto de mimo a la hora de construirlo, de detalles… Conecto con Joe en los primeros compases, puedo sentir lo que ella siente, e incluso puedo comprenderla, pero entonces,  Lars Von Trier hace acto de presencia para recordarnos que lo que importa es su figura como autor absoluto y desmonta lo perfecto para hacerlo rebosar de florituras, analogías ridículas y elementos que dan la sensación de haber sido introducidos por el danés con el simple propósito de alimentar sus ínfulas autorales y contentar a su séquito.

Pese a todo, el filme consigue transmitirme demasiado. Sus interpretaciones son brillantes —Stacy Martin ha resultado ser un descubrimiento impresionante—, la factura técnica es asombrosa, resulta obscena, sucia y su carga emocional te abofetea una y mil veces durante las dos horas de metraje de este primer volumen.  Es una lástima que la figura del bueno de Lars tenga que prevalecer sobre su producto, porque de haber sido así, estaría hablando de una de mis nuevas cintas predilectas. De este modo, sólo puedo hacer referencia a un filme que, pese a conmoverme, y arrastrarme a una madrugada de caos emocional después de su visionado, no consigue que el nudo en el estómago quede por encima de su infulosa pomposidad.

—Meccus—

Advertisements

About Meccus

27. Ex-gordo. Veo Películas. Escribo películas. Hago películas. También escribo sobre películas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on January 16, 2014 by in Crítica and tagged , , , , , , .
%d bloggers like this: