Mandanga de la Buena

Como si Nic Cage fuese el director de Cahiers du Cinema.

Las 10 de 2014 según Meccus

10 de Meccus POST

Qué mejor forma de volver a abriros las puertas de Mandanga de la Buena que con un repaso a la crème de la crème que nos brindó un 2014 del que poco podemos quejarnos. El equilibrio portentoso entre el indie más brillante y el blockbuster en el que entretenimiento, inteligencia y calidad fílmica no están reñidos ha sido la nota predominante de un año glorioso.

Como es costumbre en mis listas, os pido que no tengáis en cuenta el orden de aparición de las películas —salvo, tal vez, en el caso del número uno—, y ya que estamos, aprovechad la resaca post-nochevieja que tendréis cuando leáis este artículo para apalancaros en el sofá y echarle un ojo a alguna de las 10 joyas que os dejo a continuación.

Cold in July Banner10.- Cold in July (Jim Mickle)

Gracias a su prematuro pase de prensa —la cinta se estrena en nuestras salas el 1 de enero—, he podido disfrutar de esta joya que me perdí en el festival de Sitges durante su edición más reciente y que mis colegas cinéfilos más próximos no han parado de recomendarme encarecidamente. Como veis, no se equivocaban en absoluto, y es que la oda a los mejores años ochenta en forma de violentísimo neo-western crepuscular se ha ganado a pulso entrar directamente en mi top 10 del año.

Podéis leer mi crítica completa en Videodromo siguiendo este enlace.

9.- Gone Girl (David Fincher)

David Fincher es sinónimo de calidad —aunque “El curioso caso de Benjamin Button” me siga pareciendo un horror—. Mi adoración por Ben Affleck, el impresionante libreto de la película, capaz de desencajar la mandíbula del más pintado, la portentosa banda sonora de Trent Reznor y Atticus Ross, y esa precisión de cirujano para mover la cámara y contar historias del señor Fincher hicieron el resto. Hasta la ausencia de los recargados títulos de crédito marca del director es brillante.

8.- Guardians of the Galaxy (James Gunn)

Segunda referencia a los más gloriosos años ochenta en esta lista de la mano del no menos glorioso James Gunn. El alumno aventajado de Lloyd Kaufman no reniega de sus orígenes, y con la mala leche que le caracteriza y su condición de artesano ha firmado la cinta Marvelita del año, alejándose del habitual universo superheróico de las producciones Marvel y regalándonos una space opera old school en la que Chris Pratt brilla tanto como la selección musical de la banda sonora.

Dawn of the planet Banner7.- Dawn of the Planet of the Apes (Matt Reeves)

Blockbuster e inteligencia no están reñidos, y esta segunda parte del reboot de la franquicia simiesca por excelencia —que “Congo” nos perdone— es una gran muestra de ello.
Reeves ha conseguido que en un filme en el que aparecen monos a caballo disparando ametralladoras pueda tomarse en serio, cargándolo de emotividad y mensaje sin dejar de lado al espectáculo gracias a una orgía de efectos visuales capaz de retorcernos el corazón con la expresividad de un chimpancé virtual.

6.- Locke (Steven Knight)

Dijo Jean-Luc Godard que «lo único que se necesita para hacer una película es una chica y una pistola». Pues bien, Steven Knight ha tomado las palabras del director francés —más o menos— a rajatabla y ha gestado una de las películas más brillantes de los últimos años empleando tan sólo a Tom Hardy —soberbio en todo momento—, un coche, y un manos libres. Resulta impresionante como la economía de recursos ha dado lugar a una botteled movie capaz de emocionar más que muchas producciones rebosantes de presupuesto y medios.

Mi crítica completa en Cine Maldito a un click de distancia.

The Wolf of Wall Street Banner5.- The Wolf of Wall Street (Martin Scorsese)

Ay, Scorsese, qué haremos sin ti cuando nos dejes. El bueno de Marty ha vuelto a deslumbrar con un filme que parece el hermano hipervitaminado de “Goodfellas”, dejando a Leonardo DiCaprio desatarse en la espiral de putas, coca, billetes, estafas y malos hábitos en general basados en una historia real. Tres horas y pico de carcajadas, un montaje para quitarse el sombrero y unas interpretaciones geniales que se hacen incluso cortas.
Bendito seas, Martin.

4.- Nebraska (Alexander Payne)

El blanco y negro que impregna cada fotograma de “Nebraska” resulta tan suave y delicado como la enternecedora historia en clave de road movie de Woody y David Grant. Tocada por la gloria de unas interpretaciones magistrales y de un guión maravilloso, el último trabajo de Alexander Payne te obliga a esbozar una sonrisa cómplice durante la mayoría de su metraje, reservando un par de secuencias para dejar su lado más dulce de lado y encogerte el corazón con su particular visión sobre la vejez.
Y encima tiene a June Squibb dando vida al ser más adorable que se haya visto en pantalla durante todo el año.

Interstellar Banner3.- Interstellar (Christopher Nolan)

Las estrellas y el cine. Las dos más poderosas fábricas de sueños, se han fusionado de la mano de ese orfebre cinematográfico llamado Christopher Nolan, cuya inteligente, emocionante y particularmente inspiradora “Interstellar” se sitúa en la cumbre de su carrera, y supone un nuevo hito instantáneo en la historia de la ciencia ficción que nos llevará tan lejos como los límites de nuestra imaginación y nuestra capacidad para soñar nos lo permitan.

Un maravilloso ejercicio de sci-fi hardcore que, le pese a quien le pese, se ha ganado un hueco entre sus congéneres más prestigiosas.

Mi crítica en Videodromo a un click de distancia.

2.- Coherence (James Ward Byrkit)

El puesto número dos de mi lista lo ocupa otra cinta con el mismo espíritu sci-fi puro de “Interstellar”, pero con una naturaleza muy diferente. James Ward Byrkit, deja de lado el espectáculo audiovisual y el derroche de medios del que Chris Nolan hace gala en su último filme y, tomando como principal referente la catódica “The Twilight Zone”, encierra a un puñado de actores en una casa y pare una de las mejores películas de dimensiones paralelas y paradojas espacio-temporales de todos los tiempos a golpe de guión. Este tipo de prodigios se dan una vez cada cierto tiempo, y es inevitable hacer referencia a esa genialidad llamada “The Man from Earth”, prima hermana de “Coherence”, y última representante de esta corriente de ciencia ficción sesuda y aparentemente sencilla.

The Guest Banner1.- The Guest (Adam Wingard)

Adam Wingard es Dios, y Simon Barret su profeta. No puedo llegar a otra conclusión después de haber visto en la gigantesca pantalla del Auditori Meliá de Sitges “The Guest”.
Cuando una película te hace echar la lagrimilla no por su contenido a nivel dramático, sino por la virguería cinematográfica ejecutada por sus creadores, es que encierra algo grande, y en el caso del último filme del señor Wingard, algo se ha movido profundamente en mis entrañas cinéfilas al mismo nivel que cuando vi “The Matrix” hace la friolera de quince años. Los ochenta han vuelto para quedarse, y si es de la mano de genios como el bueno de Adam, no pienso quejarme.

Lean ustedes mi reseña escrita durante mi cobertura de Sitges 2014 para Videodromo siguiendo este enlace.

Advertisements

About Meccus

27. Ex-gordo. Veo Películas. Escribo películas. Hago películas. También escribo sobre películas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: