Mandanga de la Buena

Como si Nic Cage fuese el director de Cahiers du Cinema.

“Vengadores: La era de Ultrón”

Vengadores: La era de Ultrón (2)

La sobreexplotación cinematográfica a la que se están viendo sometidas las diferentes licencias marvelitas adquiridas en una jugada maestra por la todopoderosa Disney, para algunos espectadores como el que suscribe, podría considerarse como un arma de doble filo. Los diez largometrajes estrenados desde que arrancase la epopeya fílmico-comiquera del del Marvel Cinematic Universe (MCU) con “Iron Man” (Jon Favreau) en el 2008 han servido tanto para ilusionar al fandom de medio mundo, como para llegar a generar sensaciones próximas al hastío al aficionado más fiel a la legión superheróica de la Casa de las Ideas.

Aciertos rotundos como la magistral “Capitán América: El soldado de invierno” (Anthony y Joe Russo, 2014) o la ejemplar space opera “Guardianes de la Galaxia” (James Gunn, 2014) han supuesto las luces de un decálogo cuyas decepcionantes y fallidas sombras “Thor” (Kenneth Branagh, 2011) y “Iron Man 2” (Jon Favreau, 2010) no sólo demuestran que el lucrativo negocio del blockbuster pijamero puede resultar falible cinematográficamente, sino que además alimenta el miedo al fiasco del fan incondicional.

Sea como fuere, e independientemente de su calidad, los filmes mencionados anteriormente han quedado eclipsados por esa joya que, en su momento, fue la encargada de cerrar por todo lo alto la “Fase 1” del MCU bajo la batuta de un Joss Whedon que dio rienda suelta a todo su amor por el material original para transformar “Los Vengadores” (2012) en la mejor y más ambiciosa adaptación que ha recibido el mundo del cómic hasta la fecha.
Tres años después, el supergrupo por excelencia vuelve a compartir pantalla en una segunda parte que, bajo el título de “La era de Ultrón”, supone la despedida de Whedon del gran proyecto de Marvel Studios. Un adiós que el director y guionista se ha encargado de que sea por todo lo alto, con una propuesta más grande, más oscura, más madura y ampliamente más disfrutable que la ofrecida en la primera entrega.

Vengadores: La era de Ultrón (4)

Hay que admitir que “La era de Ultrón” no resulta novedosa, ni mucho menos pretende revolucionar lo visto hasta la fecha en la franquicia, lo cual, en este caso, es motivo de celebración. Las nuevas aventuras de Hulk, el Capitán América, Thor y compañía mantienen el frescor del filme anterior, y vuelven a aunar esa deliciosa amalgama de tonos y referencias al universo de la viñeta en la que hay cabida para el humor más desenfadado, las secuencias de acción capaces de desencajar mandíbulas, la épica desmesurada y la tragedia más clasicista. Este revoltijo tonal podría antojarse nefasto en manos de de cualquier otro, pero Whedon consigue por segunda vez proyectar en el espectador su devoción por los personajes y el universo en el que se ambienta la película, transformando a los asistentes del patio de butacas en los niños que un día fueron, haciendo brillar sus ojos de pura emoción al ver a los héroes más poderosos del planeta hacer uso de sus poderes en movimiento, lejos de la tiránica quietud impuesta por el papel y la tinta del medio en el que fueron concebidos.
No obstante, y pese a las similitudes con su predecesora, esta segunda parte de “Los Vengadores” contiene las diferencias suficientes como para resultar fresca e innovadora por si misma.

Sin ir más lejos, “La era de Ultrón” sigue los cánones dictados por esa ley no escrita que afirma que las segundas partes de filmes de superhéroes suelen resultar más satisfactorias que sus precursoras al ahorrarse explicaciones sobre los orígenes de los personajes y la coherencia interna del mundo que les rodea. Whedon, conocedor de esto, ha transformado el irregular y excesivamente lento primer acto de su anterior trabajo en los primeros tramos de una montaña rusa de acción y dinamismo que no se detendrá, salvo en contadas y necesarias ocasiones, hasta el apoteósico final de su recorrido, cuando desemboca en un sublime anticlimax diseñado para sentar las nuevas bases sobre las que se asentará la “Fase 3”.

Vengadores: La era de Ultrón (5)

Además, este positivo “síndrome de la secuela” ha permitido, tanto dedicar un tiempo más que merecido a personajes que, anteriormente, no habían tenido el peso ni habían sido tratados con el mimo que merecían, como a presentar a otros nuevos y a expandir el Universo Cinematográfico de Marvel abriendo las puertas a nuevas cintas venideras y convirtiendo las peripecias de los Vengadores en una experiencia más global y vasta.
Junto a las presentaciones de Ultrón —nuevo villano que, si bien no está a la altura de Loki, cumple a la perfección y derrocha carisma—, cabe destacar la incorporación de los gemelos Wanda y Pietro Maximoff —genial Elisabeth Olsen como la Bruja Escarlata— y, especialmente, la esperadísma y espectacular aparición de La Visión. Eso sí; entre tanta cara nueva no se han descuidado a los viejos conocidos, profundizando más en sus psiques y dibujando sus relaciones personales, allanando el camino para “Capitán América: Civil War”, siendo digno de especial mención el caso de Ojo de Halcón, prácticamente ninguneado hasta ahora, y al que “Los Vengadores 2” le ha dado el trasfondo y la personalidad suficientes como para levantar inusitadas voces pidiendo una —ahora merecida— película independiente del arquero.

“Vengadores: La era de Ultrón” potencia hasta límites insospechados la capacidad de hacer soñar despierto de la que la primera parte de la saga ya hacía gala, y lo hace repitiendo una fórmula brillante de por sí, vitaminándola y dándole un enfoque algo más maduro, lóbrego y trascendental. De este modo, Joss Whedon firma su obra cumbre; una oda al superhéroe que rezuma amor por cada uno de sus fotogramas, por cada una de sus referencias, por cada uno de esos golpes que ante sólo podíamos percibir mediante una onomatopeya escrita sobre el papel pero que, ahora, gracias a su espléndido trabajo, podemos ver y escuchar en una traslación perfecta a la gran pantalla no sólo de la acción, sino del espíritu y la ilusión que las aventuras de este grupo de superhéroes nos han transmitido a sus lectores más fieles desde que no levantábamos más de metro y medio del suelo; y volver a experimentar todas esas sensaciones, sencillamente, no tiene precio.

Te echaremos de menos, señor Whedon.

Vengadores: La era de Ultrón (3)

Advertisements

About Meccus

27. Ex-gordo. Veo Películas. Escribo películas. Hago películas. También escribo sobre películas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: