Mandanga de la Buena

Como si Nic Cage fuese el director de Cahiers du Cinema.

‘Jurassic World’

CABECERAMANDANGAjurassic

Todavía recuerdo muy vagamente la primera vez que vi ‘Jurassic Park’. No tengo claro si la vi en cines o en VHS en mi casa, sólo recuerdo que me cagué de miedo con la escena de los velociraptores en la cocina y especialmente con el dilophosaurus. Con el paso de los años sólo llego a incomodarme levemente cuando reviso esas escenas, pero el miedo ha ido dejando paso a la fascinación que me producían y me siguen produciendo la inmensa variedad de criaturas jurásicas que inundan la película, hasta el crío cansino se me hace soportable.

Han pasado 22 años desde el estreno de ‘Jurassic Park’ y la cuarta parte de la saga ha conseguido abrirse paso hasta nuestras pantallas tras muchos problemas en su escritura y pre-producción, pero esos obstáculos no han impedido que ‘Jurassic World’ haya conseguido conquistar la taquilla mundial, sobrepasando en apenas unos días los quinientos millones de dólares. Por desgracia para mí, la película no ha conseguido conservar toda la magia que aun almacena la original. ‘Jurassic World’ es un blockbuster resultante del cine-espectáculo de nuestro tiempo, con ideas muy pasadas de rosca, más propias del cine de serie B y demasiado poco en el desarrollo de sus personajes.

Partiendo de la idea de que el proyecto soñado del Dr. Hammond ha conseguido llevarse a cabo con éxito durante una década, la gente ya está cansada de ver constantemente a los mismos dinosaurios en sus mismas atracciones, es por ello que la empresa responsable se ve obligada a ir un paso más allá y ofrecer algo nuevo. Ese algo nuevo es un dinosaurio resultante de la combinación genética de otros tantos llamado Indominus Rex. Obviamente este pobre animalillo resulta ser un depredador terriblemente peligroso que cundirá el pánico en el parque. Afortunadamente está Chris Pratt para salvarlos a todos, porque eso es lo que hace Chris Pratt aparte de ser un tío carismático de cojones (en serio, lo de este tipo no es normal).

‘Jurassic World’ es la segunda película de Colin Trevorrow, y aunque es su primera incursión en el género de aventuras, se le nota algo abrumado intentando manejar una trama excesivamente densa en ocasiones y bastante tonta en otros, me refiero específicamente a todo lo relacionado con el entramado secreto llevado a cabo por el personaje de Hoskins, un villano notablemente interpretado por Vincent D’Onofrio pero bastante mal planteado. Ni destaca, ni asusta, ni impresiona y además está muy obsesionado con usar a los velociraptores como arma militar por razones que parecen bastante poco prácticas. Por suerte está Chris Pratt para pararle los pies y demostrarle que sólo él puede controlar a los velociraptores, porque es el puto Chris Pratt. Es más, si la película se titulase ‘Jurassic Pratt’ estaríamos ante el mayor blockbuster de todos los tiempos.

Conviene que quienes vayan con la idea de ver una perfecta combinación entre animatronics y CGI van a quedar bastante decepcionados, ‘Jurassic World’ es un espectáculo digital puro y duro, aunque todos ellos están muy bien ejecutados, lo más probable es que a partir de 2020 empiecen a perder su efectividad paulatinamente. Si a eso le añadimos un primer acto algo insulso, debido principalmente a la necesidad que tiene el film de rellenar el vacío temporal que hay desde la primera película exponiéndolo en boca de los personajes, nos quedamos con unos primeros cuarenta minutos que sólo consiguen captar nuestro interés cuando sale el puto Chris Pratt domando velociraptores. A partir del momento en el que los dueños del recinto se convierten en presas, el ritmo de la película crece adecuadamente y nos topamos con el espectáculo que todos esperábamos, el parque se encuentra colapsado por el caos más absoluto y los dinosaurios campan a sus anchas. A partir de ahí lo mejor que podemos hacer es dejar de pensar en la conveniencia de las habilidades del Indominus Rex y por qué los velociraptores cambian de opinión cada diez minutos.

Ahora que lo pienso, creo que lo de los humanos mutados con ADN de dinosaurio no habría sido tan mala idea.

Advertisements

About Imanol de Frutos

Editor audiovisual de profesión, cinéfilo de vocación. De pequeño quería ser superhéroe, ahora me conformo con escribir sobre ellos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: