Mandanga de la Buena

Como si Nic Cage fuese el director de Cahiers du Cinema.

‘Green Room’

CABECERAMANDANGAgreenr

Corría el año 1976 cuando John Carpenter estrenó ‘Asalto a la comisaría del Distrito 13’ y desde entonces se le ha considerado el principal referente de las películas de asedio. Siguiendo la estela de este peculiar sub-género, Jeremy Saulnier cuenta la historia de una banda punk que, después de uno de sus bolos en un local skinhead, son testigos de un asesinato. Los skinheads y sobretodo el dueño del local, Darcy (Patrick Stewart), están especialmente interesados en que no haya testigos de tal fechoría, por lo que harán lo posible para que nuestros protagonistas no salgan vivos de ahí.

‘Green Room’ es una lucha por la supervivencia. En apenas 94 minutos viviremos una experiencia salvaje y cruel, sin escatimar en violencia explícita que, a diferencia de otros films más convencionales, mantiene al espectador pegado a la butaca con la sensación constante de que todo va a acabar muy mal para los protagonistas. Saulnier consigue otorgarle un pulso narrativo a la historia que otros directores con mucha más experiencia sueñan. No sólo consigue que empatices con esa pandilla de adolescentes buscavidas, sino que llegas a temer por sus vidas. La película aprovecha muy bien el factor sorpresa, apenas hay anticipación en muchas de sus escenas, por lo que es inevitable llevarse algún que otro susto. Si a esto le añadimos la crudeza de algunos en momentos puntuales y ciertos momentos de humor para aderezar el conjunto, nos queda como resultado una película cuyo ritmo nunca decae y que se te queda grabada en la retina.

Patrick Stewart es la principal estrella de la función y clava a un personaje calculador que, a pesar de que más de una vez pierda el control de la situación, siempre mantiene la cabeza fría. Stewart se apoya mucho en su interpretación vocal, transmitiendo seguridad y con ello provocando una inevitable inquietud en el espectador. Anton Yelchin interpreta a Pat, quien nunca ha sido líder de la banda punk, pero es quien toma la iniciativa a lo largo de la película y plantea las decisiones más adecuadas para el grupo. Yelchin demuestra una vez más que sabe llevar el peso de un papel tan importante y transmite cercanía y credibilidad. Veremos también a Imogen Poots en un papel muy atípico en su carrera y que le sienta como un guante. Cabe destacar también la presencia de Alia Shawkat, principal apoyo del personaje de Pat y que lo único que hace es mejorar aquellas escenas en las que aparece.

Jeremy Saulnier nos regala una de las mejores películas que nos ha podido traer el Festival de Sitges este año y teniendo en cuenta de que su anterior película también supuso un éxito para él, especialmente a nivel de crítica, no sería de extrañar que pronto veamos ‘Green Room’ por nuestro país.

Advertisements

About Imanol de Frutos

Editor audiovisual de profesión, cinéfilo de vocación. De pequeño quería ser superhéroe, ahora me conformo con escribir sobre ellos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on October 17, 2015 by in Crítica and tagged , , , , , .
%d bloggers like this: