Mandanga de la Buena

Como si Nic Cage fuese el director de Cahiers du Cinema.

‘The Invitation’

CABECERAMANDANGAinvitation

Es habitual, cuando se es un espectador asiduo del Festival de Sitges, que cada año aparezca una película de pretensiones pequeñas y sin grandes nombres, que por méritos propios consigue meterse al público en el bolsillo. Suelen destacar especialmente por sus guiones y al ser producciones muy limitadas, mantienen los pies en la tierra e intentan lo mejor que pueden aprovechar lo que una buena historia puede ofrecer. Ya ocurrió el año pasado con ‘Coherence’, una pequeña gran película de ciencia-ficción con las ideas muy claras y con un director que daba manga ancha a su reparto para experimentar.

‘The Invitation’ recuerda en ciertos aspectos a esta película, aunque tiene un planteamiento más accesible, nos topamos con un contexto similar: un grupo de amigos vuelven a reunirse después de varios años sin verse. Michael (Logan Marshall-Green) asiste con su novia Kira (Emayatzy Corinealdi) al evento, el cual ha sido organizado por su ex-mujer Eden (Tammy Blanchard), quien se separó de él debido a una tragedia que ocurrió en la casa donde volverán a reunirse.

Una de las bazas que juega a favor de la película es su misterio, cuanto menos sepa el espectador sobre ella mejor. Además, ‘The Invitation’ gestiona la información a un ritmo idóneo, ya que durante el primer tercio del film no sabremos el propósito de reunirlos a todos allí ni por qué Michael tiene tantas reticencias a quedarse mucho tiempo en esa casa, o por qué Eden se comporta de una forma tan extraña. Durante gran parte de la película seremos testigos de cómo nuestro protagonista irá destapando sus dolorosos recuerdos, llegando incluso a dudar de lo que es real y lo que no. Logan Marshal-Green tiene gran parte del mérito de que esa progresión sea tan efectiva, nos brinda una actuación sobresaliente, expresiva y muy controlada. Su tremendo parecido con Tom Hardy se merece un post aparte. El resto del reparto consigue enriquecer el conjunto, no sólo porque sus personajes son un grupo bastante variopinto sino porque consiguen ser identificables entre sí y cada uno cumple una función.

La cuarta película de Karyn Kusama opta por una dirección pausada y muy bien planificada, que resulta especialmente efectiva en los pasajes donde debe manejar a varios personajes al mismo tiempo. La tensión impregna gran parte de la cinta y va evolucionando poco a poco hasta convertirse en terror puro. Es por ello que, al haber un desarrollo muy progresivo, el estallido final resulta sorprendente pero no ilógico, ya que es consecuencia de las decisiones y comportamiento de los personajes. Si además le añadimos el pequeño broche final, nos queda una cinta con un final ejemplar y para el recuerdo.

‘The Invitation’ ha sido la gran sorpresa del Festival de Sitges y lo mejor que se puede esperar de ella es que reciba una distribución como se merece, aunque probablemente para ello tengamos que esperar algo más de la cuenta. Una película imprescindible para los que busquen una buena historia llena de misterio.

Advertisements

About Imanol de Frutos

Editor audiovisual de profesión, cinéfilo de vocación. De pequeño quería ser superhéroe, ahora me conformo con escribir sobre ellos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on October 17, 2015 by in Crítica and tagged , , , , , .
%d bloggers like this: